Loading...

¿Cómo es la instalación de repartidores de costes?

¿En el caso de que la mejor solución para individualizar su consumo de calefacción sea la instalación de repartidores de costes, le interesa informarse del procedimiento. La instalación es muy sencilla y fácil de realizar, no son necesarias obras ni cables, así las instalaciones se pueden realizar de forma rápida y cómoda.

El repartidor de costes se localiza es un lugar específico de la superficie del radiador y se ancla mediante un sistema de tornillos de sujeción. En el caso de que existan elementos que obstaculicen la instalación de los repartidores de costes de calefacción estándar (cortinas, cubre radiadores u otros), se instalará un sensor externo que permite medir de forma adecuada la temperatura ambiente y calcular el gasto de forma precisa.

Recuerdo que estos dispositivos permiten medir el consumo de forma individualizada y se instalan en edificios con calefacción central y con una distribución en columna.


¿Qué son y cómo funcionan los repartidores de costes?

Los repartidores de costes son pequeños dispositivos que se instalan en cada uno de los radiadores de las viviendas de los edificios o comunidades de vecinos. Estos dispositivos registran los datos de consumo de cada hogar. De esta manera, cada familia pagará únicamente la calefacción que consume, en lugar del coste fijo que supone el precio de calefacción central que no varía si disminuye o aumenta el consumo.

El funcionamiento de los repartidores de costes de calefacción consiste en medir la temperatura del radiador en la cual está instalado y la temperatura de la habitación en la que se encuentra. Si la diferencia de ambas temperaturas es amplia el medidor de calor considerará que la calefacción está encendida.

Para que el calorímetro o repartidor de costes considere que la calefacción está encendida debe registrar una diferencia de temperatura superior a los 4 grados. Cuanto mayor sea la diferencia de temperatura ambiente y la del radiador los repartidores de costes registrarán mayor consumo.

Gracias a los repartidores de costes se puede conocer el consumo real de calefacción de cada vivienda de la comunidad de vecinos.


repartidores de costes

¿Cuándo se instalan repartidores de costes con sensor externo?

En el caso de que el radiador este protegido o cubierto por elementos de decoración, cubre radiadores, cortinas, u otros elementos, es necesario instalar un sensor externo para no distorsionar la medida de consumo. Como ya repasamos en un post anterior, el funcionamiento de un repartidor de costes es el siguiente:

El sensor registra dos datos: se mide la temperatura de la superficie del radiador y la temperatura ambiente. La diferencia es el consumo calórico de cada radiador de la vivienda. De ahí la necesidad de instalar un sensor externo adicional cuando hay algún elemento que impide una medición real. Este sensor externo mide la temperatura del entorno sin verse influida por ningún elemento.


repartidores de costes

¿Quién me tiene que hacer la instalación de repartidores de costes?

Siempre que sea necesario realizar una instalación de repartidores de costes de calefacción es necesario confiar en instaladores acreditados. Gomez Group Metering cuenta con el sello AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación) que acredita la calidad del producto y el servicio de medición y reparto de consumos en instalaciones con sistemas centralizados de calefacción y agua caliente sanitaria (ACS).

Esta es la mejor forma de garantizar la seguridad de la instalación y la precisión en las mediciones de los consumos.

¿Se recomiendan repartidores de costes en todas las instalaciones?

Los repartidores de costes se instalan en edificios con sistema de calefacción central y con distribución en columna; es decir, cuando la entrada y salida de la tubería está ubicada de forma vertical.

Hay circunstancias que imposibilitan el uso de repartidores de costes de calefacción, aunque no son muy comunes. Entre ellas, cabe citar el uso de calefacciones de techo, sistemas de aire caliente, radiadores con un ventilador incorporado, instalaciones de vapor en lugar de agua caliente o calefacción con temperatura de funcionamiento de agua caliente inferior a 35ºC.