Loading...

Más transparencia e información al consumidor

La nueva normativa que afecta a la lectura y gestión de los consumos energéticos aporta más transparencia a los consumidores, que van a disponer de toda la información de los consumos de su vivienda de forma rápida y sencilla.

Tanto el Real Decreto 726/2020 como el borrador del nuevo RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de los Edificios) señalan que la lectura de los consumos de calefacción o refrigeración de las viviendas debe realizarse una vez al mes durante el periodo de servicio.

Individualizar los consumos es el primer paso para conocer cómo utilizamos la calefacción en nuestro hogar y adoptar medidas encaminadas a lograr una mayor eficiencia en el uso de la energía. El Real Decreto 736/2020 obliga a la instalación de contadores o repartidores de costes de calefacción en las comunidades con sistema centralizado, para que cada vecino controle su consumo.

Esta medida debe entenderse no sólo como una obligación, sino como un compromiso con el medio ambiente y con un futuro más sostenible. Utilizar la energía de una forma sostenible reduce las emisiones contaminantes y, además, supone un ahorro para las comunidades.


Lectura remota

Las nuevas Leyes que regulan la contabilización de consumos en edificios de viviendas obligan a la instalación de aparatos de lectura remota. De esta forma, no hay que entrar en las viviendas para realizar las lecturas, ya que los datos quedan registrados en soportes tecnológicos avanzados desde donde es posible realizar un seguimiento y control de los consumos.

El Real Decreto 736/2020 establece como fecha límite para sustituir los dispositivos manuales por otros que permitan la lectura remota el 1 de enero de 2027.


La necesidad de una Oficina Virtual completa

Otra novedad importante de la normativa actual es la posibilidad de acceder a los datos a través de medios electrónicos, con el añadido que supone la actualización de los datos de forma continua.

A través de la Oficina Virtual, en Internet, los usuarios disponen de toda la información de sus lecturas y consumos, con gráficos comparativos por periodos de tiempo e incluso comparativas con el consumo medio de la comunidad de propietarios.

Esta es una información muy útil para tomar conciencia de cómo utilizamos la energía en el hogar. Además, las modernas plataformas permiten actualizar la información diariamente, por lo que tenemos un conocimiento muy exacto de nuestras pautas de consumo.

De esta forma, se pueden poner en marcha medidas activas para ahorrar en calefacción y controlar la temperatura de nuestro hogar.

Ventajas de la individualización de consumos

La individualización de consumos supone un paso adelante en eficiencia energética para las familias, ya que tomamos conciencia del gasto y hacemos un uso más eficiente de la energía. Según el IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía), el ahorro con sistemas de individualización puede llegar hasta el 30% de la factura de calefacción de la comunidad de propietarios.

A partir de ahora, cada consumidor tendrá un conocimiento exacto de su gasto y pagará solo por ello, sin derrochar energía. Una nueva forma de consumir y conocer el gasto de nuestro hogar que, a buen seguro, va a ser muy positiva para las comunidades con instalación centralizada.