Loading...

El futuro de la gestión del agua: la telelectura de contadores

Son muchos los municipios que ya han dado un salto en la gestión del agua, gracias a la telelectura. Y es que los contadores de agua cada vez utilizan tecnologías más avanzadas, como los ultrasonidos, para realizar una medición precisa de los consumos en cada punto de abastecimiento.


Mediante la telelectura, los gestores municipales cuentan con información actualizada y constante sobre la red de agua. Los sistemas de alertas son capaces de detectar fugas y pérdidas indeseadas; el análisis de los datos permite, incluso, anticipar la demanda futura y prevenir situaciones de posible desabastecimiento.


Diversos estudios realizados en España arrojan un dato preocupante: el porcentaje de agua consumida sin medición o la que se pierde por la red, en fugas y averías, llega a alcanzar hasta el 23% del gasto total de agua. Es una cifra nada desdeñable, especialmente cuando se trata de un recurso escaso y valioso, como es el agua.


Contador

En la actualidad, el gobierno ha puesto en marcha el Proyecto Estratégico para la digitalización del ciclo del agua, que contempla subvenciones para entidades municipales y gestoras. El objetivo es reducir las pérdidas y controlar el gasto mediante el uso de la tecnología aplicada a la medición y gestión.


➡ Ventajas de la telelectura

La telelectura de contadores es esencial en el proceso de digitalización del ciclo del agua. Implica el desarrollo de una red de contadores inteligentes conectados a un Gateway o concentrador, capaz de almacenar toda la información de consumos. Los contadores emiten 24 lecturas al día, una lectura cada hora, lo que permite monitorizar cada punto de abastecimiento en ‘tiempo real’.


El sistema de telelectura inteligente ofrece el balance hídrico y recoge todos los datos para analizar la red de forma sectorial: por puntos concretos de suministro y por periodos de tiempo. De esta forma, es posible anticiparse a un aumento de la demanda -por ejemplo, en época estival- y planificar las actuaciones necesarias en la red para garantizar el suministro a la población.


La información constituye una poderosa herramienta de análisis para planificar los cambios futuros, anticiparse a las necesidades de la red, controlar los picos de consumo y detectar los posibles fraudes.


Para el Ayuntamiento, la telelectura de contadores aporta un verdadero salto en la gestión municipal, ya que permite automatizar las lecturas, establecer una tarificación horaria y ganar agilidad en la información a los vecinos. A través del sistema, también es posible realizar campañas informativas y de concienciación sobre el buen uso del agua.


El sistema de telelectura inteligente está dotado de alarmas que detectan las fugas de forma inmediata; de esta forma, los responsables municipales pueden actuar con rapidez y realizar las obras necesarias para evitar pérdidas indeseadas.


Para los vecinos, la telelectura también supone innumerables ventajas, entre ellas el fin de las estimaciones, que tanto recelo generan entre los titulares del servicio. Ahora, cada vivienda podrá conocer con total transparencia su consumo exacto, con información transparente y actualiza a través de Internet.


Además, se reducen los plazos para realizar la facturación y se establece una periodicidad fija para la liquidación de los consumos.


Contador

➡ Hogares en riesgo

El sistema permite configurar las alarmas de acuerdo a los patrones de consumo de cada usuario. Así, podemos establecer alertas en caso de que una vivienda no tenga consumo durante un periodo de tiempo determinado, lo que resulta especialmente útil en viviendas con personas mayores, que viven solas o se encuentran en una situación de vulnerabilidad.


También existen alertas por elevado consumo, que puede ser indicador de pérdidas o anomalías en la red.


La telelectura de contadores es un eje vertebrador de las llamadas ‘Smart city’, porque la red de transmisión de información sirve para enviar y recibir datos no sólo del consumo de agua, sino también de otros servicios y suministros municipales.


Los gestores municipales cuentan con un mapa para monitorizar los servicios y suministros municipales y comprobar los usos en cada momento.


Esto implica un salto hacia una gestión más eficaz y responsable, que responde a los estándares de calidad que exigen los ciudadanos del siglo XXI. Por eso, muchos municipios se suman a la telelectura, especialmente ahora que cuentan con las ayudas de los fondos procedentes de la Unión Europea. Uno de los aspectos comunes a estas subvenciones es la necesidad de establecer una medición precisa de los consumos, por lo que los contadores inteligentes son la clave para avanzar en la digitalización del sector.



➡ Oficina Virtual

Otro elemento a destacar, para los vecinos, es la posibilidad de obtener toda la información de consumo, lecturas, etc. a través de Internet. La telelectura ofrece transparencia a los usuarios, que pueden consultar de forma digital todos los datos de su vivienda, desde cualquier lugar, durante las 24 horas al día.


La Oficina Virtual se ha convertido en una herramienta de comunicación imprescindible para la gestión de los consumos de agua y también de energía. Por medios telemáticos, cada vecino puede conocer su gasto de forma sencilla y adoptar medidas para hacer un uso eficiente de los recursos.


La individualización de los consumos y la transparencia en la información al consumidor son claves en la nueva normativa sobre agua y calefacción aprobada recientemente por el gobierno.


La lectura remota, gracias a la aplicación de las nuevas tecnologías, abre un nuevo camino en la gestión del agua en municipios y entornos urbanos y residenciales. La automatización reduce los tiempos de lectura y facturación y ofrece información esencial sobre el uso del agua, porque el primer paso para ahorrar y realizar una política eficiente es medir y conocer con exactitud dónde y cuándo se está produciendo el gasto de agua.


Una ventaja añadida es que los modernos contadores ofrecen una alta durabilidad, esto es, mantienen sus características de precisión y exactitud durante toda su vida útil, que alcanza los 12 años reglamentarios que establece la legislación. Esta condición es indispensable a la hora de abordar el análisis de la gestión del agua, un bien tan necesario como escaso en España.


Contador
Gomez Group Metering